correosdemexico.gob.mx
Omitir vínculos de exploraciónCorreos de México > Acerca de Correos > Palacio Postal > Un Reloj, para un Palacio

Un Reloj, para un Palacio

___________________________________________________________________________________

 


Reloj 1En la torre principal del edificio se encuentra el reloj monumental que fue importado y ensamblado por la “Joyería La Perla”, el cual en el año de 1907 se dejaba escuchar hasta cuatro kilómetros a la redonda.

Más que un reloj, este excepcional instrumento es todo un artificio de varios relojes donde la maravilla de la ingeniería mezcla mecanismos de cuerda con aparatos eléctricos y transmisiones hidráulicas con sistemas de frenos de aire, poleas, contrapesos y cables, así como un carrillón de seis campanas. Con un peso de 700 kilos, que desembocan en una hermosa esfera horaria enmarcada por una carátula de cristal de 8 milímetros de espesor y 2 metros de diámetro, iluminada por un reflector para hacerla visible a la distancia en horas de la noche, se convirtió en el principal inquilino del hermoso edificio de correos y minuto a minuto, marcó el paso del tiempo y se erigió en testigo sonoro de la historia del país. Su costo fue de $7,500.00 pesos a precios de 1907.

Cada ocho días, sin faltar a la cita, preciso, meticuloso, el encargado del reloj, le daba cuerda y observaba detenidamente que no fallara. En el mes de marzo de 1908, se dio cuenta que comenzaba a atrasarse y de inmediato se hicieron las reparaciones pertinentes que duraron tres meses, aún dentro de los términos de la garantía. Por espacio de cuarenta años el reloj funcionó de manera adecuada con el mantenimiento mínimo, hasta que en 1948 se hizo necesario hacerle una reparación general y cambiarle algunas piezas que se habían desgastado. Posteriormente, las reparaciones y cambios siguieron y las capas de pintura y modificaciones a su carátula, se sucedieron una a otra, en detrimento del funcionamiento óptimo y de su belleza original. En 1996, cuando se decidió establecer todo un plan maestro para la restauración integral del edificio, uno de las prioridades fue el rescate del reloj y su carrillón de campanas, que se encontraban en estado ruinoso y desuso total.

No obstante todos estos obstáculos a vencer, se iniciaron los trabajos e investigaciones necesarias y con el ingenio, talento y dedicación de un grupo de técnicos y artesanos, al mando del arquitecto Agustín De los Ríos Paredes, la dirección técnica e histórica del Dr. Ricardo Prado Nuñez y la coordinación del Arquitecto Juan Urquiaga Blanco, de CONACULTA, las labores de rescate se han terminado y el reloj, incólume, preciso medidor del tiempo, símbolo de abolengo y grandeza de toda una época, vuelve con su sonoro y armonioso carrillón de campanas, a marcar el paso de las horas, para que los habitantes de la Ciudad de México y las personas que la visitan, puedan admirar, como lo hicieron a principios de siglo nuestros abuelos, el Palacio Postal y escuchar las campanadas del mejor reloj de la época.

Última actualización:01/04/2015 17:00 

 

SERVICIO POSTAL MEXICANO - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2015 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD

 

Tacuba No. 1, Col. Centro, Delegación Cuauhtémoc,
C.P. 06000, México, D.F. Tel.- (55) 5340 3300.
Comentarios sobre este Sitio de Internet Comentarios y Sugerencias sobre éste sitio de Internet